11 mitos comunes acerca del ejercicio

agosto 25, 2020 0 Comentarios

Jóvenes hacen ejercicio en un gimnasio

Se cae en el error de creer todo lo que se escucha o se lee sobre la alimentación y el entrenamiento físico porque en ocasiones provienen de fuentes que consideramos confiables, pero, ¿qué tan ciertos o falsas son esas afirmaciones?

  1. Cuando sudas muchísimo, estás perdiendo peso.

Para empezar, tú no sudas grasa, así que el sudor es solo señal de que estás perdiendo agua, es decir, te estás deshidratando. La cantidad de sudor no es un proceso que gaste energía como para perder peso, sino que termorregula el organismo, lo limpia de impurezas y lo que sudas, debes reponerlo. Así que, hacer ejercicio excesivo para sudar cantidades, o usar ropa gruesa mientras corres, entrenar bajo el sol, ponerse plásticos en la piel o irse al sauna a sudar varias horas, son prácticas erradas que ponen en riesgo tu salud y en la que puedes deshidratarte.

  1. El ejercicio da hambre y hace que se consuma más comida.

Erróneamente se cree que hacer ejercicio aumenta el apetito, así que esta es una afirmación frecuente de quienes no se alimentan de forma sana y buscan una excusa más para no entrenar y hacer cualquier monodieta de una semana, dañina para el organismo. Si haces ejercicio aeróbico moderado, metabolizas las grasas y no tendrás sensación de hambre.

 

  1. Con paciencia, la grasa puede convertirse en músculo.

La grasa está bajo la piel y entre los músculos y recubre los órganos internos y el tejido muscular se encuentra en todo el cuerpo. Son dos tipos de tejido distintos y uno no puede convertirse en el otro. La mejor forma de reducir tejido graso es con una alimentación sana, pero el levantamiento de pesas que se encarga de construir y aumentar el tejido muscular, también ayuda a reducir la grasa corporal.

  1. Si haces abdominales, los marcas y pierdes grasa de esta zona.

La pérdida localizada de grasa no existe. Lo que debes es activar y ejercitar todos los grupos musculares para que, junto a la alimentación sana, se consiga la pérdida de peso general. Si en realidad quieres tener abdominales marcados, prueba también otros ejercicios como las planchas, de seguro lograrás fortalecer esta zona.

 

  1. Lo mejor para hidratarte, son las bebidas deportivas.

Recuerda que son fuente de azúcar y agua, así que, la publicidad y los medios suelen promocionarlas como lo mejor para hidratarse, pero nada será mejor que el agua para la rehidratación y alimentos con alto contenido proteico tras un entrenamiento.

  1. Bebe agua durante el ejercicio.

Antes, durante y después, en especial porque has sudado y es importante evitar la deshidratación. No abuses de la cantidad de agua, pequeños sorbos son suficientes.

 

  1. Para perder grasa corporal, debes hacer todo el cardio que puedas.

El entrenamiento cardiovascular ayuda a quemar calorías, pero si te excedes en tiempo en una misma sesión, te arriesgas a que haya un desequilibrio entre la testosterona y el cortisol, dos hormonas que en pocas palabras, harán que tu grasa no desaparezca.

  1. Si dejas de entrenar con pesas, todo el músculo que ganaste se convierte en grasa.

No hay ningún proceso en el organismo que convierta en grasa un músculo; es probable que si dejas de entrenar con cargas y comes de más, pierdas masa muscular y ganes masa grasa.

  1. Muchas repeticiones y poco peso para perder grasa.

Pongámoslo de esta forma: hacer 10 series de 100 repeticiones con 5 kilos, no quema grasa. Mejor intenta 10 series de 10 o 15 repeticiones con un peso adecuado para ti.

  1. No necesitas de mucho ejercicio para estar en forma.

Lo que necesitas para tener un cuerpo tonificado, atlético y mantenerte en forma, es un programa de entrenamiento específico y regular. Por ejemplo, si no tienes el suficiente tiempo al día, puedes llevar una rutina en la que se incluyan intervalos de alta intensidad, con pocos minutos al día, tres veces por semana. No compares tu rutina con otro, pues cada uno es un caso diferente.

  1. La clave es consumir 60% de carbohidratos, 20% de grasa y 20% de proteínas.

Aunque es una fórmula que funciona y que es recomendada por los médicos especialistas, no es un porcentaje exacto y único para todos. Para alguno, puede resultar más efectiva la alimentación 40% carbohidratos, 30% grasa y 30% proteínas, pues en cuanto a nutrición no se puede buscar una receta milagrosa universal, cada quien, según su rendimiento, tipo de entrenamiento y  cantidad de actividad física, debe encontrar qué alimentos le funcionan.

¿Qué otros mitos añadirías a esta lista? No olvides cerciorarte de lo que escuchas con respecto al ejercicio, en ocasiones, son rumores que continúan esparciéndose erróneamente.

 



Liquid error: Could not find asset snippets/daily-deals.liquid