Ejercicio o dieta

¿EL EJERCICIO O LA DIETA? QUÉ INFLUYE MÁS EN LA PÉRDIDA DE PESO

abril 09, 2019 0 Comentarios

En los últimos años, el ejercicio en casa se ha vuelto más frecuente; quienes por diversas razones no pueden asistir a un gimnasio, entrenan con sus propios accesorios e intentan mantenerse en forma. ¿Por qué es tan difícil lograrlo? ¿Acaso es  más importante la dieta que el ejercicio para perder peso? Te sacamos de dudas a continuación.

Ejercicio-casa

¿Funciona el ejercicio?

Cada vez las personas se preocupan más por su estado físico, por ello, las rutinas de entrenamiento y la adquisición de máquinas y accesorios para hacerlo desde casa, se ha vuelto muy común. Sin embargo, a pesar de la constancia de la mayoría, y del propósito de incorporar el ejercicio dentro de sus hábitos, hay un punto de gran importancia para que la pérdida de peso sea una realidad: la alimentación.

Existe la creencia de que el ejercicio quita kilos; que el solo hecho de ejercitarse, será suficiente para lograr los objetivos de reducir medidas. Y aunque sí hay un gasto calórico de esta forma, el ejercicio por sí solo, no funciona. Otra de las causas por la que el ejercicio falla, es que aumenta el apetito; cuando se queman calorías, hay que reponerlas, pero no hay una conciencia de cuantas se queman y cuántas necesita el cuerpo, lo que hace que se coma más de lo requerido, a veces sin control, en especial los fines de semana. Entonces, ¿no funciona el ejercicio por sí solo? ¡Exactamente!

El ejercicio es básico para una vida sana, para el bienestar cardiovascular, para los huesos y el funcionamiento metabólico del cuerpo. Te ayuda a mantener niveles saludables de grasa a tonificar los músculos y evitar enfermedades como la diabetes y el cáncer. Como ves, tiene enormes beneficios, pero no hemos mencionado que por sí solo, pierdas peso.

Ahora, sí al ejercicio que estás haciendo,  le añades una alimentación balanceada, la pérdida de peso comienza a notarse significativamente. La idea de bajar de peso solo con ejercicio, es errónea, porque si bien es un hábito necesario para rejuvenecer tu cuerpo, tu figura y tu mente, solo incluyendo una alimentación sana, se nota una real pérdida de peso.

alimentación- balanceada

¿Y la Dieta? Cada persona es diferente y hay que tener en cuenta una serie de factores entre ellos, genéticos, de metabolismo y relacionados con el tipo de alimentación que sigue. Si evitas estos errores, comprenderás que lo que necesitas no es una dieta precisamente, sino aprender a comer balanceadamente, lo cual no es lo mismo.

  • Inician dieta solo por un tiempo específico. Porque arrancó un nuevo año, porque quieren verse bien en el próximo viaje, por bajar un par de kilos y lucir un nuevo vestido, entre otras razones. Este es el peor error, porque potencia el efecto rebote en el que, terminarás recuperando el peso perdido. ¿Qué tal si mejor comes saludable siempre y te mantienes en un peso adecuado sin dejar el ejercicio a un lado?
  • Intentan diversas dietas. No hagas dieta, aprende a comer. Consume las cantidades adecuadas, sin pensar en calorías ni restricciones. No tiene nada de malo comer un postre, sino el tamaño de la porción y la hora en que lo consumes.
  • Comen demasiado un día y luego pasan hambre. No es la idea de alimentación sana. Todo lo que te lleve a matarte de hambre o a atiborrarse de comida, definitivamente, no es saludable.
  • Creen que los alimentos Light son los adecuados. Los “sin azúcares”, los “sin grasa”, los “sin sal”, y todos esos productos etiquetados de esta manera, solo te distraen para que no te percates del resto de ingredientes que contienen. Aprender a comer significa usar productos frescos y poder cocinar la propia comida evitando todo lo procesado.

Cuando aprendes a comer y realizas una rutina de entrenamiento de al menos, tres veces a la semana, la pérdida de peso será gradual y podrás mantenerla. Si comienzas a sustituir  de forma progresiva los productos procesados y bebidas azucaradas, por alimentos que en realidad te nutran, no solo bajarás de peso sino que reduces el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, hipertensión, demencia, obesidad, alteraciones tiroideas, enfermedades ginecológicas y enfermedades metabólicas.

Comer-sano

No es el ejercicio ni es la dieta. Es el ejercicio y la sana alimentación, juntos, como equipo; ten presente que tanto tiempo tienes disponible para entrenar y qué tipo de actividades de resistencia y peso son las indicadas para ti. Si aún realizas ejercicio de forma aislada, sin tener en cuenta la alimentación, el resultado será lento y contraproducente.